FAJAS, ¿MILAGROSAS?

Flavicon MF 150x150
ID_Fajas milagrosas

A diario vemos famosas utilizando este tipo de prendas. Suelen subir fotografías utilizando las famosas fajas moldeadoras o de entrenamiento abdominal, y son muchas las amigas y conocidas que nos suelen preguntar: ¿realmente son efectivas para moldear mi figura? ¿Pueden ayudar a deshacerme de esos rollitos tan indeseables en el abdomen que me impiden tener una cintura atractiva?

DE MUJER A MUJER. EXPERIENCIA PERSONAL

Tengo que decirte que, como mujer, también me hice estas preguntas. De hecho, debo confesar que 4 años atrás mi curiosidad me llevó a comprar una (aún la tengo). Tras usarla durante un par de meses (porque no pude más), no pude verle grandes beneficios, si es que los tiene.

Efectivamente noté mi cintura un poco más estrecha. Nada exagerado como para decir “waoo, qué milagro”. Pero tampoco creo que sea precisamente la modelo ideal para realizar este tipo de experimento, ya que soy muy delgada y no cuento con mucha grasa abdominal.

Una de las cosas que más me gustó es que me ayudó mucho con la postura. Somos muchas las mujeres que pasamos horas sentadas o frente a un ordenador, y tiendes a quedarte con una postura encorvada. Eso puede derivar en dolores de cuello y espalda.

Al tener la faja, me resultaba molesto estar encorvada, lo cual me ayudaba a mantenerme erguida. Así me evitaba posibles problemas por malas posturas. Sin embargo, no noté ningún otro cambio.

Obviamente, tengo que decir que todas las mujeres somos diferente, y mi caso particular es solo eso: mi experiencia personal. Es posible que otras mujeres noten más cambios. Dependerá de muchos factores, como cuánto la uses, qué estilo de vida llevas, etc.

MECANISMO DE ACCIÓN

Como cada día veía más y más mujeres que la utilizaban, me quedaba esa espinita de duda que quieres sacarte cuanto antes. La industria de la estética promete grandes beneficios y sabe venderla muy bien. Son muchas las mujeres que aparecen en redes sociales con sus fotografías del antes y el después, y te quedas impresionada al ver los cambios. Y como humana que eres, obviamente te entra la curiosidad y quieres ser una de ellas.

¿Y cómo se consiguen esos resultados milagrosos?

  • Compresión. Al colocar una prenda que aprieta fuertemente sobre tejidos que se pueden deformar y reacomodar, la figura se puede ver más estilizada, pero a costa de modificar la disposición de la piel, los tejidos subcutáneos e incluso los órganos internos.
  • Deshidratación. Las fajas son una capa adicional de abrigo, y por lo general están diseñadas para provocar Que elimina algunas toxinas, sí, pero principalmente lo que pierdes es agua. Eso hace que el tejido pierda volumen, y creas que tu abdomen está más plano por arte de magia. Pero no has perdido grasa, sino agua.

Podrían existir también un par de efectos colaterales que no descartamos:

  • Ponerte una faja es consecuencia de una decisión de mejorar tu figura. Al buscar un objetivo específico, psicológicamente estás más motivada y es probable que realices otros cambios en tu rutina: mayor nivel de actividad física, una dieta, etc. Con todo esto, obviamente notarás cambios. Pero no por la faja, sino por las modificaciones que has hecho en tu estilo de vida.
  • Mantener el estómago comprimido es incómodo. Y si encima intentas llenarlo, ya no te queremos contar. Indirectamente, la faja limita las cantidades que puedes comer sin sentir molestias. Y a corto plazo, reducir las calorías consumidas ayuda a bajar de peso (aunque ya vimos que ni las calorías ni la báscula son lo que más te debe preocupar).

¿ESTÉTICA A CUALQUIER PRECIO?

Hasta aquí te hemos contado una experiencia personal y el funcionamiento básico de estos productos. Lamentablemente, también tienen sus riesgos.

  • Pérdida de tono en la musculatura del core. La faja, en cierta medida, realiza la función de la musculatura del tronco que te permite estar erguida/o. Eso significa que, mientras llevas la faja, esos músculos no trabajan. Y lo que no se usa, se atrofia. Cuando dejes de usar la faja, esa parte del cuerpo estará débil. El riesgo de lesión en esa situación se dispara.
  • Riesgo de infección cutánea. Al no permitir una adecuada ventilación de la piel, hemos comentado que aumenta la temperatura en la zona cubierta, y se genera más sudoración. Como Vientre con sudorese sudor queda atrapado, puede provocar el desarrollo de hongos o de alguna infección (algunos modelos ya permiten la transpiración).
  • Problemas respiratorios. La faja impide que la caja torácica se expanda correctamente, evitando que se tome la cantidad de oxígeno adecuada. Puede causar hiperventilación y hasta desmayos.
  • Desplazamientos de órganos. Debido a la compresión de la faja, la fuerza que ejerce puede trasladarse al interior del cuerpo y desplazar los órganos internos. Quienes venden estos productos se escudan en que esto también ocurre con el embarazo, ya que los órganos se desplazan para dejar espacio al bebé. ¿En serio vamos comparar los dos casos?
  • Problemas digestivos. Al comprimir varios órganos del sistema digestivo (estómago e intestinos, principalmente), se dificulta su correcto funcionamiento.

LEER ANTES DE USAR

Vamos a intentar resumirte las principales conclusiones que hemos podido sacar, para que puedas decidir si usar la faja o no sabiendo un poco qué esperar.

A CORTO PLAZO

En un principio, la incomodidad de la faja se convierte en una especie de recordatorio para mejorar tu postura.

Asimismo, esconde momentáneamente los rollitos/michelines. La opresión de la faja ayuda a estilizar la figura mientras la tienes puesta. Digamos que te saca de un apuro por si te quieres poner un vestido que te queda ajustado.

A LARGO PLAZO

Ahora bien, su uso excesivo y continuado puede llevar a toda una serie de problemas y riesgos para tu salud como los que hemos comentado: musculatura del tronco débil, posibles infecciones, problemas respiratorios y digestivos, etc.

 

Cada cuerpo es un mundo, y le afectará de manera diferente. Pero a la hora de poner en la balanza, creemos que los riesgos no compensan los escasos beneficios que te puedan aportar este tipo de productos.

Apuesta por crear un estilo de vida basado en ejercicio, alimentación y descanso. Sobre esa base, verás cambios duraderos en tu aspecto físico y, lo que es aún más importante, en tu salud.

Flavicon MF 150x150
Sobre los autores

Anais y Jorge

Somos padres y amantes del fitness. También tenemos nuestros caprichos y momentos de debilidad. Combinamos hábitos saludables con trabajo, familia y ocio. Si quieres conocernos un poco mejor, lee nuestra historia.

Nos ha costado mucho llegar hasta donde estamos. En el camino hemos aprendido a distinguir los mitos de las realidades. Si todavía estás en esa lucha, pregúntanos con confianza.

Posted in

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *